25 Y llegándose a El, le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos!