21 pues decía para sí: Si tan sólo toco su manto, sanaré.