3 Y estando El sentado en el monte de los Olivos, se le acercaron los discípulos en privado, diciendo: Dinos, ¿cuándo sucederá esto, y cuál será la señal de tu venida y de la consumación de este siglo?
4 Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.
5 Porque muchos vendrán en mi nombre, diciendo: "Yo soy el Cristo", y engañarán a muchos.
6 Y habréis de oír de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado! No os alarméis, porque es necesario que todo esto suceda; pero todavía no es el fin.
7 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino, y en diferentes lugares habrá hambre y terremotos.
8 Pero todo esto es sólo el comienzo de dolores.
9 Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis odiados de todas las naciones por causa de mi nombre.
10 Muchos tropezarán entonces y caerán, y se traicionarán unos a otros, y unos a otros se odiarán.
11 Y se levantarán muchos profetas falsos, y a muchos engañarán.
12 Y debido al aumento de la iniquidad, el amor de muchos se enfriará.
13 Pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo.