5 No os fiéis del vecino, ni confiéis en el amigo. De la que reposa en tu seno, guarda tus labios.