9 Entonces oramos a nuestro Dios, y para defendernos montamos guardia contra ellos de día y de noche.