18 Y su carne será para ti; así como el pecho de la ofrenda mecida y la pierna derecha son tuyas.