8 He aquí, me adelanto, y El no está allí, retrocedo, pero no le puedo percibir;
10 Pero El sabe el camino que tomo; cuando me haya probado, saldré como el oro.