1 No te irrites a causa de los malhechores; no tengas envidia de los que practican la iniquidad. 2 Porque como la hierba pronto se secarán, y se marchitarán como la hierba verde. 3 Confía en el SEÑOR, y haz el bien; habita en la tierra, y cultiva la fidelidad. 4 Pon tu delicia en el SEÑOR, y El te dará las peticiones de tu corazón. 5 Encomienda al SEÑOR tu camino, confía en El, que El actuará; 6 hará resplandecer tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía. 7 Confía callado en el SEÑOR y espérale con paciencia; no te irrites a causa del que prospera en su camino, por el hombre que lleva a cabo sus intrigas.
24 Cuando caiga, no quedará derribado, porque el SEÑOR sostiene su mano. 25 Yo fui joven, y ya soy viejo, y no he visto al justo desamparado, ni a su descendencia mendigando pan.