25 Yo fui joven, y ya soy viejo, y no he visto al justo desamparado, ni a su descendencia mendigando pan.
9 ¿Cómo puede el joven guardar puro su camino? Guardando tu palabra.
12 jóvenes y también doncellas; los ancianos junto con los niños.