1 Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina.
7 muéstrate en todo como ejemplo de buenas obras, con pureza de doctrina, con dignidad, 8 con palabra sana e irreprochable, a fin de que el adversario se averguence al no tener nada malo que decir de nosotros.
15 Esto habla, exhorta y reprende con toda autoridad. Que nadie te desprecie.