20 La lengua del justo es plata escogida, pero el corazón de los impíos es poca cosa.