25 Cuando pasa el torbellino, ya no existe el impío, pero el justo tiene cimiento eterno.