3 El SEÑOR no permitirá que el justo padezca hambre, pero rechazará la avidez de los impíos.