18 El impío gana salario engañoso, pero el que siembra justicia recibe verdadera recompensa.