20 Los de corazón perverso son abominación al SEÑOR, pero los de camino intachable son su deleite.