16 El enojo del necio se conoce al instante, mas el prudente oculta la deshonra.