23 El hombre prudente oculta su conocimiento, pero el corazón de los necios proclama su necedad.