8 El hombre será alabado conforme a su discernimiento, pero el perverso de corazón será despreciado.