1 El hijo sabio acepta la disciplina de su padre, pero el escarnecedor no escucha la reprensión.