8 El rescate de la vida de un hombre está en sus riquezas, pero el pobre no oye amenazas.