2 El que anda en rectitud teme al SEÑOR, pero el de perversos caminos le desprecia.