28 El corazón del justo medita cómo responder, mas la boca de los impíos habla lo malo.