8 El sacrificio de los impíos es abominación al SEÑOR, mas la oración de los rectos es su deleite.