1 Del hombre son los propósitos del corazón, mas del SEÑOR es la respuesta de la lengua.