26 El apetito del trabajador para él trabaja, porque su boca lo impulsa.