27 El hombre indigno urde el mal, y sus palabras son como fuego abrasador.