30 El que guiña los ojos lo hace para tramar perversidades; el que aprieta los labios ya hizo el mal.