9 La mente del hombre planea su camino, pero el SEÑOR dirige sus pasos.