15 El que justifica al impío, y el que condena al justo, ambos son igualmente abominación al SEÑOR.