8 Talismán es el soborno a los ojos de su dueño; dondequiera que se vuelva, prospera.