15 El corazón del prudente adquiere conocimiento, y el oído del sabio busca el conocimiento.