21 Muerte y vida están en poder de la lengua, y los que la aman comerán su fruto.