6 Los labios del necio provocan contienda, y su boca llama a los golpes.