7 La boca del necio es su ruina, y sus labios una trampa para su alma.