12 para librarte de la senda del mal, del hombre que habla cosas perversas;