2 Como rugido de león es el terror al rey, el que lo provoca a ira peca contra su propia alma.