10 El alma del impío desea el mal; su prójimo no halla favor a sus ojos.