2 Todo camino del hombre es recto ante sus ojos, pero el SEÑOR sondea los corazones.