25 El deseo del perezoso lo mata, porque sus manos rehúsan trabajar;