4 Ojos altivos y corazón arrogante, lámpara de los impíos; eso es pecado.