28 No muevas el lindero antiguo que pusieron tus padres.