2 porque su corazón trama violencia, y sus labios hablan de hacer mal.