22 porque de repente se levantará su desgracia, y la destrucción que vendrá de ambos, ¿quién la sabe?