25 Como agua fría para el alma sedienta, así son las buenas nuevas de una tierra lejana.