3 Como la altura de los cielos y la profundidad de la tierra, así es el corazón de los reyes, inescrutable.