25 Cuando su voz sea agradable, no lo creas, pues hay siete abominaciones en su corazón.