11 El rico es sabio ante sus propios ojos, mas el pobre que es entendido, lo sondea.