14 Cuán bienaventurado es el hombre que siempre teme, pero el que endurece su corazón caerá en el infortunio.