23 El que reprende al hombre hallará después más favor que el que lo lisonjea con la lengua.