13 El pobre y el opresor tienen esto en común: el SEÑOR da la luz a los ojos de ambos.